BLOG

Innovación para flotas

Lo último en gestión de flotas y seguridad

Cerco al gran aumento de siniestralidad en furgonetas, con la tecnología de prevención de accidentes de Mobileye

15.12.2019 Collision Avoidance,Fleet Safety,Telematics

España, en materia de seguridad vial, ha pasado de situarse a la cola, en cuanto a cifras de siniestralidad -a finales de los 80 y principios de los 90-, a ocupar los primeros lugares, en los últimos 10 años, entre los países con un menor número de muertes en carretera, en la Unión Europea. De hecho, en 2018, un año más, España logró mejores resultados que la media comunitaria -la UE registró de media 49 fallecidos por cada millón de habitantes y España, 39-.

Si bien es indudable que se han hecho grandes esfuerzos en cuanto a concienciación y educación vial; que el carnet por puntos logró reducir drásticamente la siniestralidad; que los medios de comunicación también han hecho, muchas veces, una labor sensibilizadora y que una gran parte de la sociedad ha comprendido que la movilidad no puede ni debe causar víctimas y ha modificado su actitud, al compartir las vías… tampoco cabe duda de que, aún, queda mucho por hacer y que se nos presentan grandes retos para lograr otra importante reducción de las cifras de siniestralidad, no solo de fallecidos sino también de heridos graves, en nuestras carreteras.

Uno de estos retos es, sin duda, el sector de las furgonetas: ya lo era hace 10 años, pero se ha visto acentuado con el auge del e-commerce. Los datos publicados por la Dirección general de Tráfico (DGT) hablan por sí solos: el número de accidentes entre este tipo de vehículos ha crecido un 55% entre 2012 y 2017.

Y es en las ciudades donde el problema es aún más acusado, pues el número de lesionados en accidentes con furgonetas se ha incrementado un 94% en los últimos 5 años, lo que ha aumentado considerablemente el riesgo de sufrir un accidente mortal, que ya es un 35% mayor que en los turismos, según un estudio de Línea Directa. Todos estos datos y el hecho de que el accidente tipo con furgoneta encuentra sus causas en las distracciones y es, habitualmente, por alcance contra turismos, a lo que debemos añadir los nuevos modelos de movilidad urbana -incorporación del patinete y bicicleta a la circulación- y las cifras de la DGT, que nos dicen que un 48% del total de fallecidos pertenece ya al grupo de usuarios vulnerables, nos sitúa en una difícil situación y ante un gran reto, al que encontrar soluciones.

Las soluciones a esta delicada situación podemos hallarla en la formación y educación vial, en un mayor control policial… en las herramientas tradicionales, que han dado sus frutos a lo largo de los años. Pero, además, ahora, tenemos la posibilidad de sumar la nueva tecnología de prevención de accidentes, los sistemas de asistencia a la conducción (ADAS), que se han revelado como la llave y la respuesta eficaz para reducir el factor humano como causa de accidentes de tráfico -el 91% de los siniestros viales se debe a errores humanos- y por tanto, para bajar drásticamente la siniestralidad.

Los sistemas de asistencia a la conducción de Mobileye combaten todas estas causas mencionadas con alertas visuales y sonoras, en tiempo real, que dan al conductor los segundos necesarios para reaccionar ante una situación de riesgo.

 Alertas que salvan vidas

Como hemos mencionado, el 91% de los accidentes encuentran su causa en el factor humano: distracciones, velocidad o distancia de seguridad inadecuadas, somnolencia… Por lo tanto, tiene todo el sentido centrar la prevención de accidentes en evitar el error humano.

Y aquí es donde entra en juego la tecnología Mobileye y sus sistemas ADAS, un conjunto de alertas, que funcionan gracias a un sistema visual impulsado por inteligencia artificial (IA). En resumen, cuando una situación de riesgo sobreviene al conductor, este sistema visual puede alertarle a tiempo, para recuperar su atención o puede mostrarle aquel peligro que no ha percibido, para que el conductor pueda reaccionar y evitar un posible accidente.

La tecnología Mobileye consigue prevenir accidentes de tráfico al proporcionar alertas procesables a los conductores, en una variedad de situaciones de riesgo, que incluyen:

Alerta de colisión frontal y alerta de colisión frontal urbana: para evitar el alcance con el vehículo que circula delante, el sistema emite una advertencia visual y sonora, con tiempo de reacción, cuando el conductor se acerca demasiado.

Alerta de salida involuntaria de carril: Avisa al conductor cuando se desvía de su carril sin haberlo señalizado, evitando así las posibles consecuencias de un distracción.

Alerta de distancia de seguridad: fundamental para alertar cuando el conductor no respeta la distancia con el vehículo que circula delante y para cambiar este tipo de comportamiento de riesgo y tan común al volante.

Alerta de límite de velocidad: ayuda al conductor a respetar los límites de velocidad seguros.

Alerta de atropello a peatón o ciclista: los nuevos modelos de movilidad urbana se caracterizan, entre otras cosas, por haber visto multiplicado el número de usuarios vulnerables que comparten las vías o las calles. Los peatones, ciclistas, motoristas y ahora también los patinetes eléctricos circulan o cruzan entre los vehículos y, muchas veces, ante un giro, un ángulo muerto, una distracción… el conductor de un vehículo no es capaz de percibirlos, poniendo en grave peligro su integridad física o, incluso, su vida. Este grupo de usuarios vulnerables ha llegado, de hecho, a alcanzar casi el 50% de fallecidos del total de víctimas mortales por accidentes de tráfico.

Actualizar mi vehículo con tecnología Mobileye

La tecnología Mobileye puede instalarse en postventa, de manera sencilla y por una fracción muy pequeña de lo que supondría comprar un vehículo nuevo. Es fácil de instalar y muchas de sus prestaciones o funciones se pueden personalizar, según los parámetros deseados, para cada flota o vehículo. El equipo técnico de Mobileye se encarga de la calibración y personalización (como puede ser la configuración específica de la distancia de seguridad). Es importante tener en cuenta que este sistema no se conecta físicamente al motor u otros sistemas del vehículo, por lo que no compromete, en ningún caso, su funcionamiento; el vehículo no tomará medidas correctivas o accionará el freno ante el aviso de una alerta, es el conductor quien debe valorar dicha alerta y actuar en caso necesario, para evitar una colisión.

Cabe destacar también que al reducir drásticamente las posibilidades de sufrir un accidente se evita el gasto de un mantenimiento innecesario del vehículo que, además, no queda inactivo, por lo que la actividad económica no se ve dañada por esta razón, y más importante aún, se evitan daños personales propios y ajenos. Sin olvidar que el uso de esta tecnología, al fomentar el respeto de la distancia de seguridad y evitar así los acelerones y frenazos bruscos, logra reducir el consumo de combustible y por tanto un significativo ahorro también en este sentido.

Una solución al alcance de la mano

La tecnología Mobileye ha cosechado ya importantes resultados en diferentes partes del mundo, cuando se ha apostado por estos sistemas de prevención de accidentes como solución para reducir la siniestralidad. Un número cada vez mayor de flotas y conductores particulares comienza a instalar esta tecnología, cuya efectividad ha sido demostrada ya. Según el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) los vehículos equipados con sistemas de alertas de colisión frontal presentan hasta un 20% menos de heridos por alcances con el coche que circula delante; mientras que los vehículos equipados con alertas de cambio involuntario de carril experimentan una bajada del 21% de heridos por salida de carril.

El hecho de no tener que renovar el vehículo y poder actualizarlo con esta tecnología, la convierte en una solución, que proporciona unos impresionantes resultados –según un estudio de la DGT, la incorporación de los ADAS en la flota general de vehículos tendría efecto directo en más del 57% de los accidentes registrados en España y podrían evitarse un total de 51.000 accidentes-, con una inversión reducida, que logra, además, que su vehículo y su actividad económica no quede inactiva, por un siniestro vial.


Want to learn more?
Subscribe to our newsletter:

Thanks for Subscribing!