Skip to main content

Salvar vidas y ahorrar combustible, posible con los sistemas de prevención de accidentes

Cuando los responsables de la compañía Dish USA integraron el sistema de prevención de accidentes de Mobileye en su flota, en 2016, esperaban mejorar la seguridad de sus conductores en las vías, disminuir el tiempo de inactividad de los vehículos y verse menos expuestos ante una previsible bajada de reclamaciones de responsabilidad civil. La noticia no esperada fue el aumento en el ahorro de combustible -de, al menos, un 2%, según algunos estudios.-. Un significativo ahorro, cuando el combustible viene a representar, de media, un 21% del coste marginal de una flota. Pero ¿cómo se ahorra combustible, exactamente, al actualizar su flota con uno de estos sistemas anticolisión?

Uno de los principales componentes del sistema de prevención de accidentes de Mobileye es la monitorización del trayecto y alerta de collision frontal (  headway monitoring warning HMW). Este sistema anti-colisiones escanea constantemente la carretera, monitoreando, en segundos, la distancia entre vehículos. Cuando esta distancia se vuelve insegura, el HMW advierte al conductor. Básicamente, para entenderlo, esta alerta se activa antes de que el conductor esté en peligro, lo que le permite tomar medidas preventivas, antes de que la situación se vuelva más peligrosa y desemboque en tener que dar un frenazo o verse obligado a tomar otras medidas de emergencia. Por ejemplo, si un conductor se distrae y se acerca demasiado al vehículo de delante, recibe una alerta a tiempo, que le permite levantar el pie del acelerador para reducir la velocidad, en vez de lanzarse a dar el citado frenazo, ya que, por lo general, tras una frenada brusca viene un acelerón, una de las principales causas de un gasto adicional de combustible.

De hecho, como podemos ver reflejado, por ejemplo, en un ejercicio de buenas prácticas que realizó  el Instituto para la diversificación y ahorro de la energía (IDAE), con la flota regional de turismos de Correos de Madrid, formando a los conductores en las técnicas de conducción eficiente, se lograron unos registros medios del 14’02% de ahorro de carburante. Posteriormente y debido al éxito del piloto realizado, se extendió la campaña de formación al resto de la flota nacional, integrada por más de 2.000 conductores. Estas técnicas de conducción eficiente del informe de IDAE recogen, entre otros puntos, la necesidad de mantener una velocidad uniforme, apartado en el que se explica que al acelerar “se usa la energía del combustible para propulsar el coche. Parte de esta energía se desperdicia cuando se frena. Se puede experimentar este fenómeno cuando se frena bruscamente: los frenos se calientan por la transformación de la energía de propulsión en calor. Con lo cual, una aceleración y frenado repetidos necesitan mucha energía (con el consecuente aumento de consumo de combustible)”. Este mismo estudio concluye que una conducción eficiente puede lograr unos ahorros medios de carburante de alrededor del 15% (y por tanto, una proporción parecida de emisiones de CO2).

Por su parte, la compañía de investigación e información Gamma Technologies realizó un estudio comparando dos simulaciones: en una, un vehículo seguía muy de cerca a otro vehículo, mientras que en el Segundo caso, un vehículo seguía al primero respetando la distancia de seguridad; los ingenieros se sorprendieron al descubrir que el consumo de combustible se reducía en un 3%, solo por respetar la distancia de seguridad.

Otro gran beneficio del Sistema de monitorización y alerta de distancia de seguridad (HMW) es la experiencia que ganan los conductores al utilizar esta tecnología, pues mejoran notablemente sus hábitos al volante, al anticiparse a las alertas para evitarlas y esto supone reducir, si cabe, las frenadas bruscas, incrementando, aún más, la eficiencia en el gasto de combustible.

Este ahorro, por supuesto, se suma a los otros muchos beneficios de los sistemas de prevención de accidentes, por enumerar algunos, un menor tiempo de inoperatividad de los vehículos de la flota; menos casos de responsabilidad legal y, lo más importante, una gran mejora en la seguridad de los conductores.

Descubra aquí cómo integrar el Sistema de prevención de accidentes de Mobileye