Skip to main content

Distracciones que matan: 5 consejos para reducirlas al volante

A todos nos ha pasado alguna vez, al volante de nuestro vehículo, oímos un familiar zumbido o vibración, señal de que nos ha entrado un mensaje y, sin poder evitarlo, apartamos la vista de la carretera para mirar, solo por un segundo, quién nos escribe. A veces, incluso vamos más allá y nos lanzamos a escribir y enviar una respuesta, “breve, no pasa nada”, pensamos… ¡Enhorabuena! si es así, bienvenido al extenso grupo de conductores que se distraen al volante. Y como mención especial, dirijimos el citado ejemplo a aquellos profesionales que pasan todo el día en la carretera y para quienes la tentación de enviar mensajes de texto, manipular el navegador o sintonizar la radio es enorme.

La Dirección General del Tráfico, de hecho, lanzó el pasado año una campaña especial con una operadora de telefonía móvil, al encontrar que la causa del 31% de los fallecidos en carretera fue una distracción.Y los datos del último informe sobre hábitos de conducción, realizado por Axa y la plataforma Ponle freno, arrojan evidencias claras como que, solo llamar por teléfono mientras se conduce multiplica por 3 el riesgo de accidente y el hecho de enviar un mensaje multiplica, hasta por 23, este mismo peligro. Aún así, y aunque, según este informe, los propios conductores reconocen que el uso del móvil al volante es peligroso, el 25% de los encuestados admite que habla por teléfono sin utilizar el dispositivo de manos libres y hasta un 18% confiesa que responde a dichos mensajes, mientras conduce. Los responsables comerciales de Mobileye, de hecho, escuchan, continuamente, cómo los gestores de flotas se lamentan de este tipo de conducción distraída al volante entre sus conductores y destacan, precisamente, la lucha que tienen contra este comportamiento, que entraña tanto peligro y se ha convertido en una prioridad a combatir como gerentes.

Y… ¿Qué medidas pueden tomarse?

1. Bloquearlo: hay pocas dudas sobre que el dispositivo con más probabilidades de distraer al conductor es el teléfono móvil. Gran parte de nuestro día a día gira en torno a esta pequeña pieza de hardware, hasta el punto de que llega a resultar inimaginable pasar horas sin mirarlo. Por tanto, anime a los conductors de su flota a bloquear y guardar sus teléfonos móviles en la guantera, para no tenerlo al alcance de la vista y evitar tentaciones. Existen dispositivos que no permiten que el vehículo arranque, hasta que el teléfono no esté bloqueado.

2. Manos libres: si considera que el punto anterior es un poco extremo, puede equipar los vehículos de su flota con un dispositivo de manos libres, lo que permite a los conductores hacer llamadas y disminuir la posibilidad de una distracción al volante. No es la solución perfecta, pues como es sabido, el uso del manos libres es obligatorio para establecer comunicaciones telefónicas al volante, pero aún utilizándo uno de estos sistemas, la capacidad de concentración se pierde en gran medida, según apunta la propia DGT, que señala que, “tras hablar más de tres minutos por el manos libres, los conductores no perciben el 40% de las señales, la velocidad suele bajar y el tiempo de reacción es mayor”.

3. Existen aplicaciones para combatirlo: se han desarrollado diversas aplicaciones para ayudar a detener la conducción distraída. En general, estas aplicaciones evitan que los conductores usen su teléfono mientras están en un vehículo en movimiento, bloqueando llamadas y mensajes de texto, hasta que el vehículo se detiene. Por supuesto, como hándicap, estas aplicaciones dependen de la disposición de los conductores para usarlas, lo que hace que el siguiente paso sea aún más importante …

4. Educación vial: porque, seamos realistas, ninguna solución funcionará sin la cooperación de los propios conductores y la mejor manera de lograr su colaboración y compromiso es demostrarles, con formación en seguridad vial, que conducir de forma distraída es fatal para todos, para ellos mismos y para todos los demás con quienes comparten la vía. Nadie quiere sufrir un accidente, pero ¿cuántos conductores son realmente conscientes del peligro que entraña responder un mensaje al volante?

5. Alertas: Según NHTSA, casi el 80% de todos los accidentes de tráfico se producen por algún tipo de distracción, comportamiento que, por lo general, se lleva a cabo 3 segundos antes de la colisión. Ante esto, cabe señalar que los sistemas de prevención de accidentes, como Mobileye, pueden desempeñar un papel muy relevante en la reducción de estas estadísticas: cuando los sensores de Mobileye detectan una situación peligrosa, generan alertas visuales y sonoras, centrando, de nuevo, la atención del conductor en la carretera y alertándole, para que preste la atención debida, de forma que la situación de peligro no llegue a convertirse en una colisión. Además, y retomando lo anterior, la tecnología Mobileye no depende de la actitud de un conductor reacio, poco conciencienciado o estresado, sin ninguna intención de dejar a un lado su teléfono móvil, ni de que dicho conductor active este sistema anticolisión. Esta tecnología está siempre ahí, en funcionamiento, sin interrupciones, ayudando a proteger al conductor y, por tanto, a todos los que lo rodean y con los que comparte la vía. Por otro lado, esta tecnología complementa cualquier otra medida que se tome tanto para reducir la conducción distraída como sus consecuencias.

Conozca más a fondo la tecnología Mobileye aquí