Skip to main content

La DGT comienza a apostar por el uso generalizado de ADAS

Parece que la Dirección General de Tráfico (DGT) está dispuesta a concienciar sobre el uso de los sistemas de asistencia a la conducción (ADAS) y de su clara incidencia en la mejora de la siniestralidad, pues comienza a incluir esta información en sus notas de prensa y en sus campañas de vigilancia, en este caso de la velocidad.

Por primera vez, además de advertir de la velocidad como factor fundamental que determina la gravedad del accidente y la lesividad de las víctimas y de que más de 300 personas fallecen al año, en España, por esta razón, informa de que muchos de los sistemas de asistencia a la conducción ayudan a mantener la velocidad estipulada en la carretera, además de evitar siniestros viales.

Como señalan desde la DGT, “la velocidad excesiva o inadecuada es un factor de riesgo fundamental que determina la mayor o menor incidencia en la siniestralidad vial, la gravedad y el grado de lesión de las víctimas en caso de accidente”. Además, recuerdan, “en el caso de accidentes mortales, en un 20% de ellos la velocidad fue un factor concurrente”. Y es por esto y por la necesidad de que se cumplan los límites, por lo que se desarrollan estas campañas de vigilancia de la velocidad, con el fin de evitar accidentes y víctimas. Como apuntaba el director general de Tráfico, “se trata de concienciar a los conductores de que a una velocidad moderada se corren menos riesgos”.

Y, en esta ocasión, por primera vez, añaden un texto dedicado a los ADAS, en el que se indica que “los sistemas de asistencia a la conducción permiten reducir el riesgo de accidente, evitando o mitigando las consecuencias del mismo”.

Para acreditar estas afirmaciones, hacen mención del estudio “Informe y análisis sobre la influencia de los sistemas de ayuda a la conducción en la seguridad vial y su aplicación para la clasificación de vehículos”, realizado por petición de la propia DGT, y en el que se concluye que la implantación generalizada de dichos sistemas de asistencia en los vehículos nacionales reduciría la severidad de los accidentes en un 57% y evitar una cifra de 51.000 siniestros y sus consecuencias.

Además, añade que muchos de los ADAS disponibles en el mercado se han agrupado en función de las diferentes tipologías de siniestro (colisión, atropello, salida de vía…), funciones que recogen los sistemas ADAS de Mobileye y cuya efectividad puede valorarse en el resumen del cuadro posterior:

Incidencia

Ante estas evidencias, cabría esperar que las administraciones públicas encuentren la forma de incentivar su instalación y uso en los vehículos del parque vivo y su incorporación de serie en los nuevos, no solo por la cantidad de vidas que pueden salvarse, sino también, por lo que supondría una reducción tan drástica de los accidentes, para las arcas públicas.  Es hora de apostar por las nuevas tecnologías.